Danesa 33 (Año 2015)

Día del Niño 2015

Saludos, amigos. Bienvenidos a la trigésima segunda entrada de mi blog.

Después de la Crónica de El Directorio de Talentos 2015, ha llegado el momento de la evocación de los recuerdos de nuestra infancia en este día del niño.

Antes que nada, como lo pueden ver en la imagen destacada de esta entrada, en este año regresó una marca de helados que muchas generaciones disfrutaron hasta la década de los años 1990: Danesa 33. Más adelante daré detalles de esto. Así que, comencemos con la evocación.

Mi infancia fue durante la década de los años 1980 y la primera mitad de la década de los años 1990. Hay muchos recuerdos que me gustaría evocar de mi infancia. Sin embargo, si escribiera todos en esta entrada, sería sumamente larga. Por lo que, en esta ocasión, mencionaré tres recuerdos:

  • Como primer recuerdo, evocaré dos comerciales de la fábrica de juguetes Lily Ledy. Ambos comerciales son de 1984, último año de vida de la fábrica. Ya que en enero de 1985, la fábrica cerró sus puertas para siempre. Los comerciales que mencionaré, desafortunadamente no se encuentran en YouTube para corroborar que existieron. Sin embargo, los tengo muy presentes en mi memoria porque me impactaron a tan corta edad (entre 2 y 3 años):
    • Supermasa: Hubo muchos comerciales de ese juguete. Algunos se pueden encontrar en YouTube y son anteriores a 1984. Sin embargo, el que vi fue muy extraño. Ya que, lo que me impactó del comercial fue ver a un niño disfrazado como El Chapulín Colorado (obviamente, en ese tiempo no sabía quién era ese personaje). Ya que se me hacía bastante raro ver a un niño vestido de rojo con pantaloncillos amarillos y antenas en la cabeza. Lo que hacía ese niño en el comercial, fue entregarles a un niño y a una niña que estaban aburridos, un set con el que podían jugar a la comida: Desde hacerla hasta comerla. De hecho, los tres niños de ese comercial me hicieron pensar que la Supermasa se comía de verdad. Ya que simulaban comer lo que hacían con ella. En el comercial, se escuchaba como fondo la versión instrumental de la canción representativa de la fábrica. Y al final, el logotipo armándose al mismo tiempo que decían el eslogan «¿Quién está pensando en ti? ¡Lilí Ledy!».
    • ¿Quién está pensando en ti? ¡Lilí Ledy! Este comercial mostraba diversos momentos en que niños de distintas edades jugaban con los juguetes que hacía la fábrica. Dichas imágenes estaban acompañadas de la versión cantada de la canción de la fábrica. Dentro de las letras, recuerdo la última parte: «…¿Quién te conoce mejor a ti? ¿A tu ilusión, a tu vivir? ¿Quién está pensando en ti? ¡Lilí Ledy! ¡Lilí Ledy! ¿Quién está pensando en ti? ¡Lilí Ledy!». Lo que me impactó de ese comercial fue la imagen de una bebé de dos o tres años que andaba contenta en el triciclo de los Ositos Cariñositos. De pronto, el triciclo se volteó y la niña se cayó y lloró. Precisamente, esto ocurrió cuando cantaban de esa última parte de la canción «a tu ilusión, a tu vivir». Después de esa imagen, pasaron otra que no recuerdo. Y al final del comercial, el logotipo de la fábrica formándose al mismo tiempo que cantaban el eslogan. Terminando así, tanto la canción como el comercial.
  • El segundo recuerdo está relacionado con los alimentos. tenemos el de la imagen destacada de esta entrada: Danesa 33. Danesa 33 fue una fábrica de lácteos fundada en la década de los años 1930. Lo que más recordaba la gente de esta fábrica eran sus helados y su red de franquicias para la venta de sus helados. Sin embargo, también producía lácteos como mantequilla y crema. Esto lo pueden corroborar en YouTube. Durante la década de los años 1990, Danesa 33 fue comprada por Nestlé para incrementar su portafolio de productos y seguir con la red de franquicias. Sin embargo, al quebrar la mayoría de las franquicias de Danesa 33, Nestlé optó por liquidar el resto de las franquicias y desaparecer la marca. A principios de este año, el dueño de los Helados Vida, Mauricio Martínez, pretendía registrar la marca a su favor para revivirla. Argumentaba que Nestlé la tenía en desuso durante dos décadas. Tal y como se lee en este artículo de CNN Expansión, publicado el 28 de enero. Sin embargo, el domingo pasado, decidí entrar en una tienda Oxxo para comprar una botella de agua. Mientras hacía fila para pasar a las cajas y pagar la botella, el congelador de los Helados Nestlé estaba al lado izquierdo de las cajas. De reojo, vi lo que había en su interior. Cuando vi un bote de helado con el logotipo Danesa 33, no lo podía creer. Finalmente, Nestlé decidió revivir Danesa 33. Seguramente, a raíz de lo ocurrido con el empresario Mauricio Martínez. Sin embargo, he de decir que, el regreso de la marca al mercado no es la misma. Porque, a diferencia de los helados Danesa 33 originales, que eran hechos de leche, Nestlé los produce con crema vegetal. Como lo ha estado haciendo durante los últimos años. Aún así, el sabor del helado es bueno. No sé si haya más sabores y presentaciones disponibles, ya que busqué en otras tiendas Oxxo y solamente había Napolitano en presentación de 450 ml. Por otra parte, no los he visto a la venta en misceláneas y tiendas de autoservicio. Pero, si desean comprarlo en Oxxo, tiene un precio de MXN 29.50. Otra cosa que he de mencionar, es que el logotipo actual es una mezcla de los últimos dos logotipos que llegó a tener antes de su desaparición. Es decir, las letras del penúltimo y el techo y contornos del último. Respecto al número 33, no es el mismo. Ya que la tipografía del 33 original era parecida a la de la fuente Arial. Mientras que la tipografía del actual, tiene parecido con la de la fuente Tahoma.
  • Finalmente, el tercer recuerdo está relacionado a un lugar que, en muchas ocasiones, visité y que fue demolido el año pasado para construir una tienda de autoservicio tras haber sido abandonado desde el 2008. Se trata del Cine Continental. El cual, se localizaba en la esquina de Xola y Coyoacán. Fue inaugurado el 24 de abril de 1958. Posteriormente, el 22 de agosto de 1974, fue inaugurado como «La Casa de Disney» tras haber sido remodelado para tener la fachada del castillo de Disney y proyectar sus películas. En esa sala de cine, llegué a ver varios clásicos de Disney como Bambi y Robin Hood. Por otra parte, en esa sala de cine, llegué a ver la película Moonwalker de Michael Jackson. Cómo no olvidar que, durante los intermedios, la mayoría de los niños presentes en la sala íbamos hacia la pantalla para rodar y hacer maromas en esa pendiente que estaba delante de ella. Además, de correr a nuestros lugares cuando terminaba el intermedio. En 1998 fue nuevamente remodelado para albergar ocho salas de cine. Finalmente, a falta de clientela, cerró sus puertas y fue abandonado en el año 2008.

Para terminar la entrada con un pilón, me gustaría citar dos frases del programa «Gracias por el Recuerdo» del Ing. Raúl Vega en Radio 6.20:

  • La primera, es la que decía Raúl Vega al terminar de evocar algún recuerdo para pasar al corte musical: «Esto es motivo para decir: ‘Gracias por el recuerdo'».
  • La segunda, para ponerle punto final a la entrada, aquella que dijo el locutor Raúl Paníagua Bustos en la rúbrica de cierre: «… Y por hoy hasta aquí con la evocación».

Espero que les haya gustado. Y si desean que haga este tipo de entradas, háganmelo saber a través de este espacio, mi correo electrónico jfdiazgreene@gmail.com o en mis perfiles de Facebook, Twitter y Google+.

Eso es todo por esta entrada. Hasta la próxima.